Crónica del VIII Encuentro de la Red de Jóvenes de Alboan (Gazte Sarea)

Gazte Sarea

La Red de Jóvenes de Alboan (Gazte Sarea) es una Red de grupos juveniles que realizan acciones de voluntariado, están comprometidos con la transformación social y se forman y se movilizan en torno a propuestas de Alboan que vinculan nuestra sociedad con procesos en el Sur global.

La Red, además de contar con distintos espacios formativos a lo largo del curso,  se reúne anualmente en un Encuentro, para poner en común sus experiencias de voluntariado y solidaridad, y movilizarse por causas vinculadas a la justicia social. 

El pasado 30 de Mayo de 2021 la Red de jóvenes de Alboan-en Gazte Sarea celebró su VIII Encuentro, un acto lleno de fuerza, sentimiento, color y música donde la red renovó su compromiso por construir sociedades más hospitalarias y acogedoras. En este encuentro se presentaron diversas experiencias de acogida que se están llevando a cabo en Euskadi y América Latina. Aquí os presentamos la crónica de dos participantes:

“Cuando hablamos de acogida la primera imagen que nos viene a la cabeza es la de una familia. Así nos hizo sentir la Gazte Sarea cuando empezamos, como si fuéramos parte de una gran marea naranja. Y creemos que el encuentro de este año ha sido un reflejo de esta capacidad de abrir los brazos y dar la bienvenida, como si de un campamento se tratara. 

Acoger significa acompañar durante el proceso de adaptación. Así lo pudimos ver reflejado a través de las experiencias que nos contaron en el encuentro. Tanto la experiencia de Torre de Babel como la de fútbol de Loyola Etxea y el patrocinio comunitario son ejemplos de lo que una sociedad unida y comprometida puede hacer por la inclusión de sus ciudadanos y ciudadanas. De la mano de Claudia y Jenny, David, Abdellah y Youssef y Álvaro y Marwan sentimos el calor del fuego y la emoción de sus relatos. Las experiencias de Latinoamérica también estuvieron presentes en el encuentro y nos mostraron que es posible acoger en diferentes contextos y a través de la reconciliación y el empoderamiento. 

Como en toda velada de campamento, la música tuvo un papel central en este encuentro. Primero fue Lau Teilatu, acompañada de las guitarras. Luego, para darle un toque más dinámico y entretenido, contamos con la participación del público para presentar a una piña que no paraba quieta. Finalizamos la velada con una gran sorpresa que nos dejaron nuestras compañeras con la canción “Somos marea”. Esta canción original se ha convertido en el himno de nuestro grupo y todavía se nos pone la piel de gallina cada vez que la escuchamos.

Esta velada de campamento pareció a veces un concurso de talentos, pero el sacar nuestro lado artístico a relucir funcionó para unirnos más y hacer del encuentro un espacio de acogida.”