Somos Marea

Somos Marea

"Somos Marea" es la canción que acompañará el VIII Encuentro de la Red de Jóvenes este año 2021. Ha sido compuesta por Aída García Orio y Lucía García Ubarrechena, monitoras de la Red de Jóvenes de Alboan, quienes se han inspirando en vivencias de la Red para la composición de letra y música. Gora Gazte Sareko Marea Laranja!

¿Sabéis la ilusión que hace preparar las maletas? ¿Lo bonito que es despegar y que el avión se estabilice en el aire? Pues venimos a contaros una historia que comienza como eso, la ilusión de un viaje.
Este pequeño proyecto nació con un encuentro casual, en un día casual, con dos personas que se encontraron por casualidad. A pesar de ser del mismo movimiento, edad semejante y colaborar en la misma asociación, apenas nos habíamos visto dos veces y la relación había sido más bien cordial, sin más palabras que la adornen. Sin embargo, la música nos hizo darnos cuenta de que estábamos en sintonía y teníamos la misma intención de agradecer, de alguna manera, todo lo recorrido en nuestra pequeña familia de la Gazte Sarea.

Somos Marea

Y es que, es precisamente eso lo que hemos intentado hacer; un regalo. Un detalle que diera voz a un sentimiento compartido, a un color significativo y a un gran número de personas que, año tras año, convierten nuestros inviernos en un florecer primaveral. Todo ello, alrededor de una temática sobre la que formarnos, aprender y compartir. Cada año se generan espacios a lo largo de tres fines de semana que saben a poco y que transmiten mucho, y que sentíamos debían ser valorados y agradecidos de una manera especial. Simplemente, sabíamos que queríamos devolver, de la forma que más nos fascina, todo lo vivido durante esos fugaces encuentros.

Una vez fijado el rumbo, el siguiente paso fue dar valor a las personas que construyen todo esto, nuestras compañeras de aventuras, que caminan cada una portando su maleta de experiencias vitales.
Sin embargo, antes de emprender un viaje hay muchos preparativos, y los de este en concreto comenzaron en forma de lápiz y papel. 

 

Un lápiz que tomó consciencia y, casi sin proponérselo, recitó versos. Versos que hablaban  de agradecimiento, de humildad, de valor, de sororidad y fraternidad, de una familia. De sus altos y sus bajos, de sus risas, de sus encuentros, de sus más y de sus menos. Y, sobre todo, de las personas que la componían, de todas y cada una de ellas; las que estaban y las que estuvieron, y también de las que estarán. Y así fue como, sobre ese papel, se fueron plasmando, poco a poco, el cariño, la fuerza, la amistad, las manos tendidas y los abrazos. 

Aunque pueda parecer que seamos las pilotos del avión que protagonizan estas líneas, queremos dejar claro que, para que se produjera un buen despegue, contamos con un gran equipo de tripulantes de cabina que decidieron embarcar con nosotras. Personas que, de forma voluntaria, se sumaron a nuestra propuesta y compartieron notas llenas de solidaridad y cariño en nuestra pista con forma de pentagrama. 
Quizás lo más curioso sea que hubo pasajeros y pasajeras que tenían el billete comprado y no lo sabían, que estaban sentadas en el avión y no lo podían sentir, que estaban siendo protagonistas y parte de esta travesía sin saber que la excursión ya estaba en marcha. 

Aida durante la grabación

El comienzo del camino fue cosa de dos, que, a pesar de las adversidades, conseguimos asentar las bases de un dueto que se ha convertido en orquesta. No diremos que el proceso fue fácil, pero la motivación y las ganas irrefrenables contrarrestaron los nervios y las dudas.
Pero, siendo el trayecto largo como era, tuvimos que hacer escala en Bergara. En este pueblecito de Guipúzcoa fue donde surgió la magia y pudimos, al fin, vernos las caras. La ilusión se podía palpar en aquel grupo de perfectas desconocidas unidas por un mismo propósito. En el estudio de grabación fuimos, una a una, aportando nuestro arte particular a lo que luego se convertiría en la canción final. Fue largo el proceso, pero por fin lo teníamos entre manos. 

Lucia

 

 Todo vuelo llega a su destino, y, qué mejor aterrizaje que entre las personas que inspiraron este maravilloso viaje. El 6 de febrero llegó el día del reencuentro, y no nos podíamos creer que hubiéramos sido capaces de guardar en secreto este proyecto. Tocamos tierra en el momento en que, en los reproductores de nuestras sedes se escuchaban simultáneamente y por primera vez, las notas de nuestra partitura. 


Y, en ese instante, toda la Gazte Sarea fue consciente de lo que estaba sucediendo y, de que, todo este tiempo, habían estado viajando sin saberlo. Entre risas, emoción, y alguna que otra lagrimilla, se desveló la sorpresa por la que tanto habíamos trabajado; esas líneas con melodía que dieron forma a lo que es SOMOS MAREA. Un grito de comunidad, unión y amistad que describe con exactitud un sentir de amor y valentía, lucha y acogida, migración y paz.

Porque eso es la Gazte Sarea, una marea que navega unida y que, con la fuerza de todas las olas, hace que el mar llegue a la orilla. 
Aida y Lucía.

 

Gazte Sarea es Marea