Comunidad de Práctica de Coeducación: Formación y colaboración al servicio de la Coeducación

Comunidad de Práctica de Coeducación

Hace ya más de siete años que Edukalboan dio un paso adelante en su apuesta por el trabajo en coeducación porque creemos de que sólo a través de una ciudadanía que ponga el cuidado de la vida en el centro y que tenga una mirada ecofeminista e interseccional, lograremos ese otro mundo posible en el que creemos. 

La  Comunidad de Práctica de Coeducación en Educación Formal (CPC), un espacio para compartir experiencias y recursos, para crecer y aprender, para formarse y para soñar y generar nuevos proyectos. 

Preguntamos a nuestra compañera María Lezáun, técnica de coeducación del área de Educación Formal de Alboan, y a Ander Alonso, profesor de Educación Infantil en el colegio San José Jesuitak de Durango a cerca de su experiencia en esta comunidad de práctica educativa.

¿Qué es la comunidad de práctica de coeducación en Educación Formal (CPC)?

María Lezáun: Es un lugar de encuentro en el que profesorado con inquietud de poner en marcha proyectos coeducativos su centro, se pone en contacto con otras y otros que están en la misma situación. Nos reunimos 2 veces por curso, presencial o virtualmente, y compartimos el trabajo que cada una está haciendo, las dudas que surgen, las propuestas exitosas. También realizamos formaciones en temáticas concretas que nos ayudan a mejorar nuestra práctica. 

Ander Alonso: Es un punto de encuentro de personas educadoras feministas y coeducadoras, una comunidad que apuesta por integrar la coeducación en el día a día. Es un espacio de intercambio y colaboración en el que ponemos sobre la mesa y compartimos nuestras inquietudes, dudas, buenas prácticas, propuestas. También es una gran oportunidad para crear redes con los centros coeducativos de la zona. La gran oportunidad que ofrece Alboan para el acompañamiento: formación y colaboración.

¿Quiénes forman parte de la comunidad de práctica de coeducación?
M.L.: En la actualidad hay un grupo de profesoras y profesores de 40 centros educativos de Euskadi que forma parte de esta comunidad. Se trata de centros a los que acompañamos en su trabajo en coeducación, cada uno a diferentes niveles, según el momento en el que se encuentren en el proceso de coeducación. 
Hay quien ha participado en el proceso de elaboración de autodiagnóstico y plan de coeducación y ahora está en la fase de implementación, otros centros están en una fase más inicial, algunos se encuentran en una segunda fase más avanzada… Pero todas y todos tienen en común el deseo de convertirse en centros más coeducativos, que promueven la coeducación de manera integral en todas las dimensiones del mismo y que están en el camino para lograrlo. 

¿Qué te aporta la comunidad de práctica de coeducación? 
M.L.: Personalmente, como técnica de educación, me ayuda a estar en contacto directo con el profesorado, a aterrizar con ellas y ellos propuestas que soñamos en Alboan y a poder saber cómo se sienten en su día a día. Este contacto directo me ayuda a poder responder mejor a sus necesidades e inquietudes para realizar también mejores procesos de acompañamiento a cada uno de los centros.
Me aporta también la ilusión de ser parte de la comunidad, de aprender con sus experiencias y sus prácticas, de crecer con sus propuestas e ideas y de soñar juntas otras nuevas. Acompañar a la CPC es para mí, para Alboan, un lujo y una oportunidad de crear redes, generar espacios de encuentro y contribuir a lograr un mundo más justo para todas las personas. 

A.A.: Personalmente creo que es una oportunidad para crecer, ya que la comunidad es un espacio de formación y colaboración. Creo que en el trabajo de educar a hombres y mujeres para otros es imprescindible ofrecer una educación con un enfoque coeducativo, y este espacio responde plenamente a esto. Pertenecer a una comunidad ha dado solidez al proyecto coeducativo del centro. Poder compartir nuestras inquietudes, dudas y propuestas con otros centros permite crecer.
Por otro lado, la comunidad también ofrece la posibilidad de crear redes con otros centros e instituciones. La colaboración para construir un mundo más justo con el que soñamos es imprescindible.

¿Por qué es importante ser parte de espacios como la CPC? 
A.A.:Da sentido al trabajo que hacemos en el día a día. Nuestro compromiso por la coeducación y el trabajo que hacemos nos demuestra que no se queda sólo en nuestra “parcela”, nuestro sueño traspasa los límites de la escuela, ver que varios centros vamos por la misma vía nos da fuerzas para seguir trabajando porque nos ayuda a completar nuestro proyecto.